Blog de Picazo

Secciones

Cambio climático ¿Necesitamos incluir la categoría 6 en la escala de huracanes?

Una vez terminada la intensa temporada de huracanes, los meteorólogos se preguntan si se debería incluir una categoría 6

VÍDEO: ¿ES NECESARIO UNA NUEVA CATEGORÍA DE HURACANES?

Cuando el ingeniero Herbert Saffir y el meteorólogo Robert Simpson presentaron su escala de huracanes allá por el año 1973, no esperaban que los huracanes llegarán a ser tan intensos como lo son en la actualidad. La escala inicialmente planteada no solo incluía información sobre la intensidad del viento, también contemplaba las características de la marea ciclónica que podría generar el huracán y el tipo de inundaciones que se podían producir.

En 2010, el Centro Nacional de Huracanes decidió suprimir esa información de la escala de intensidad, porque no era precisa. La escala final, actualmente conocida como la escala Saffir-Simpson, constaría de 5 categorías basadas solamente en la intensidad del viento.

Actual escala de intensidad de huracanes Saffir-Simpson

Ahora que la temporada de huracanes en el Atlántico está llegando a su fin, y vistas las características de los huracanes que se han formado recientemente, los meteorólogos se preguntan si ¿se debería incluir una categoría 6 a la escala actual? Algunos consideran que la actual escala Saffir-Simpson no ha reflejado correctamente el impacto que han tenido algunos de los recientes grandes huracanes como Florence. No todo depende de la intensidad del viento cuando el huracán se encuentra cerca de la costa sobre el océano, la marea ciclónica y las inundaciones, pueden provocar daños mucho mayores en una zona costera sobre todo con el progresivo aumento del nivel del mar en muchas zonas del planeta.

El potente huracán Patricia visto en octubre de 2015 frente a la costa occidental de México. Imagen: NOAA

En 2015 Patricia, un potente huracán categoría 5 que se formó en el Pacífico oriental, batió todos los récords, al generar vientos sostenidos de 345 kilómetros por hora. A pesar de las alertas, este potente huracán acabó tocando tierra en una franja costera remota del oeste de México donde la densidad de población era muy baja. El balance de víctimas fue bajo, ocho, pero de haber tocado en una zona más poblada habría sido devastador.

Patricia fue uno de esos huracanes hoy conocidos como ¨explosivos¨ porque se intensifico en poco más de 24 horas aumentando la velocidad de sus vientos de 136 km/h a 330 km/h. Otra situación similar se vivió hace unas semanas con el huracán Florence frente a las costas de las Carolinas en Estados Unidos. Uno de los huracanes más devastadores de la historia del país casi duplicó la intensidad de sus vientos, pasando de 120 km/h a 210 km/h en solo 24 horas. En 2016 el hemisferio sur vivió uno de los ciclones más explosivos y el más intenso registrado. Winston, como se le bautizó, paso de categoría 2 a 4 en menos de 24 horas con vientos sostenidos de 282 km/h.

El huracán Florence visto desde la estación espacial internacional este pasado mes de septiembre. Imagen: Randy Arnold NASA

En un estudio reciente del GFDL (Geophysical Fluid Dynamics Laboratory) en la Universidad de Princeton, han utilizado simulaciones numéricas para mostrar como en el futuro clima terrestre, podría aumentar el número de huracanes que se forman. No solo eso, se produciría un aumento del 20% en el número de huracanes intensos y explosivos como Patricia o Florence.

 La mayoría de los huracanes que se forman hoy en día suelen caer dentro de alguna de las 5 categorías de la escala de Saffir-Simpson, pero ¿qué pasará con los huracanes del futuro a medida que se hagan más intensos? Como la tendencia será empezar a ver más Patricias o similar, los meteorólogos proponen añadir una nueva categoría 6 a la actual escala. En la actualidad la categoría 5 corresponde a huracanes capaces de generar vientos sostenidos de más de 252 km/h, pero una categoría 6 podría utilizarse para aquellos que superan los 300 km/h como en el caso de Patricia. No solo eso, la comunidad científica cree que incluir una categoría superior, ayudaría a concienciar al mundo de que el cambio de esas dimensiones.

La marea ciclónica es uno de los efectos más devastadores que puede generar un huracán.

Hay meteorólogos que creen que la escala actual refleja correctamente la intensidad de los vientos asociados a un huracán, pero también apuntan que falta información sobre la marea ciclónica que este puede generar y las correspondientes inundaciones. La actual escala solo refleja la intensidad del viento entorno al ojo del huracán, pero no dice nada sobre estas otras variables fundamentales que siempre acaban siendo devastadoras sobre todo en zonas costeras.

En el caso del huracán Florence, la tormenta bajo de intensidad antes de tocar tierra, pasando de ser huracán categoría 4 a categoría 2 frente a la costa de Carolina del Norte. El debilitamiento del huracán antes de llegar a zonas pobladas, hizo que muchos residentes bajarán la guardia. A pesar de arrastrar el viento de un huracán categoría 2, la marea ciclónica que generó debido a la situación geográfica de la zona y a la hora de impacto, fue la de un categoría 4, con un impacto devastador. Además, el huracán se desplazó muy lentamente a lo largo de la costa generando cantidades de lluvia impresionantes y ganando tiempo de impacto sobre una misma zona.

Huracanes y tormentas tropicales formadas en el Atlántico este 2018

Una solución planteada por la comunidad de meteorólogos expertos en huracanes, es que la escala de huracanes este compuesta por tres valores. Uno que refleje la velocidad del viento, otro para la marea ciclónica y otro de inundación. 3 categorías separadas en una que permitan a la población saber con detalle a qué se enfrentan exactamente cuando llegue la tormenta perfecta.