Blog de Picazo

Secciones

Cambio climático Doble calentamiento global entre 2018-2022 por causas naturales

Que el calentamiento global va aumentando por la actividad humana es un hecho cada vez más constatado. Ahora, un grupo de científicos liderado por Florian Sévellec de la Universidad de Southampton en el Reino Unido, y otros del Instituto Meteorológico Koninklijk en Holanda, pronostican que el periodo 2018-22 será más cálido de lo habitual, pero por causas naturales. De ser así, el calentamiento antropogénico que vive nuestro planeta desde hace años se verá reforzado por el ciclo natural climático de la tierra.

Tendencia de la temperaturas desde 1900 hasta 2017 en comparación con la media del periodo 1981-2010. las diferentes líneas representan las fuentes de datos utilizadas por diferentes centros de investigación del mundo. Fuente : NOAA

El estudio utiliza un modelo estadístico, ¨modelo de regresión¨ para calcular variaciones térmicas, un sistema de ecuaciones probabilísticas que ya han sido utilizadas en anteriores estudios de este tipo y que cuenta con un alto grado de fiabilidad. Durante el último siglo, la temperatura global de la tierra ha aumentado un grado centígrado, y aunque suena a poco, 0.01 grados por año es bastante teniendo en cuenta que es una media de todo el planeta. En orden, 2016, 2015 y 2017 han sido los años más calurosos desde que hay registros oficiales empezando en 1880.

Anomalías de temperatura para el año 2017 respecto a la media de 1981-2010. El año sin fenómeno El Niño más cálido registrado en la tierra.

Sévellec y su equipo pronostican que el aumento en 2018 podría ser de 0.02 grados y que entre 2018 y 2019 podría aumentar 0.03 grados más, pero para el periodo completo de 2018-22 el aumento podría ser en total de 0.1 grados. Esa décima de grado, sumada al aumento que causemos los humanos por nuestra actividad diaria podría tener consecuencias importantes en el sistema climático, los ecosistemas y en un gran porcentaje de la población global.

Este año los incendios en algunas zonas de Europa han sido devastadores. Las imágenes de satélite muestran uno de los que afectaban a Grecia a principios de verano. Crédito de imagen : NOAA

 

La predicción de aumento térmico no es específica para determinados lugares del planeta, de forma que no hay que interpretarlo como futuras olas de calor, incendios, sequías o grandes tormentas por ejemplo en Europa. No se puede saber exactamente donde ocurrirán, pero si sabemos que por ejemplo España estaría en una de las regiones más vulnerables. Entre 1998 y 2010, el ciclo natural climático del planeta ha ayudado a contrarrestar el calentamiento global por el aumento de la concentración de gases efecto invernadero debido a la actividad humana. Ahora, sin embargo, estamos en un ciclo totalmente opuesto en el que todo suma en positivo.

Anomalía de la temperatura del mar el 26 de julio de 2018 respecto a la climatología de 1971-2000.

Lo que si implica este aumento, según el estudio, es que el agua de los océanos se calentará más que el aire sobre tierra, y eso se podría provocar entre otros fenómenos, un aumento del riesgo de inundaciones, huracanes y tifones. Pero el calentamiento natural, por muy leve que pueda parecer, también puede significar periodos más secos en algunas zonas y una aridez extrema capaz de secar grandes extensiones de vegetación y provocar incendios de gran magnitud. Dentro del margen de incertidumbre, Sévellec afirma que no se puede puntualizar donde ocurrirán los principales extremos climáticos, pero sí que serán más frecuentes.

El aumento térmico global por causas naturales entre 2018 y 2022 rondará la décima de grado.

Al final la variabilidad natural del clima terrestre no es más que una pequeña arruga en la vía del gran tren del cambio climático que alimentamos los humanos. El estudio expuesto revela cómo se comportará el clima de la tierra por su tendencia natural, pero cuanto aportemos los humanos en estos próximos años y como será nuestro impacto en el clima terrestre es más difícil de cuantificar.