Calentamiento global: ¿sinónimo de nevadas más copiosas?

  • A medida que se calienta la tierra aumenta la temperatura del aire y de los océanos. 
  • Cuanto más cálido está el aire mayor es la cantidad de vapor de agua que puede sostener y mayor la precipitación que se puede producir.
  • Si aumenta la temperatura de la superficie de los océanos, aumenta la evaporación y por tanto al fuente de vapor de agua para formar nubes.
  • Las nevadas en un entorno más templado cerca de los cero grados, suelen ser más copiosas que a temperaturas inferiores. 
  • Hay estudios que ya demuestran que en el calentamiento global terrestre implicaría precipitaciones más copiosas.

A muchos seguro que os choca que hablemos de calentamiento global en fechas como estas en las que hace mucho frío y se registran copiosas nevadas. La realidad es que el calentamiento del planeta es más intenso cada año y aunque la tierra se ha calentado y enfriado en el pasado numerosas veces, nunca lo ha hecho al ritmo actual. Esta afirmación se basa en datos no solo del registro instrumental que se existe desde finales del siglo XIX, sino también en la información que se ha usado para reconstruir el clima de hace millones de años.

2550_LOTI_201701_robin_standard

Anomalía de temperatura tierra-océano para enero 2017. Amplias zonas del hemisferio norte muestran valores positivos. 2017 ha sido el segundo año más cálido registrado.Fuente NASA.

Aunque el planeta se calienta, aún experimentamos olas de frío y grandes temporales de nieve. El invierno en el hemisferio norte es complejo y no se detiene. Las condiciones meteorológicas que afectan a una determinada región son el resultado de la interacción entre el aire en capas altas de la atmósfera, sobre el polo, y la atmósfera en latitudes medias, ya sea sobre océanos o continentes.

Los cambios estacionales que notamos a lo largo del año siguen dependiendo de la inclinación del eje de la tierra. El cambio climático acelerado que estamos experimentado en las últimas décadas no altera esa inclinación, pero si afecta a otros muchos elementos que influyen en nuestra meteorología como el hielo del ártico, la corriente de chorro polar, el vórtice polar o incluso el fenómeno de El Niño o La Niña.

Screen Shot 2018-02-06 at 01.38.24

Anomalía de la temperatura del océano 4 de febrero 2018. Destaca La Niña, todavía presente en el Pacífico equatorial y un Atlántico norte más caliente de lo normal. Fuente : NOAA.

Los datos hablan por sí solos en varios frentes relacionados con el calentamiento global, y llama poderosamente la atención que ese aumento térmico este provocando a su vez un aumento de la precipitación, ya sea en forma de intensas lluvias o copiosas nevadas en muchas zonas del planeta. Entre los episodios más recientes, destacan las intensas nevadas que en enero de 2016 paralizaron la costa nordeste de Estados Unidos. El aumento térmico global también parece estar detrás de las lluvias extremas que este pasado año provocaron históricas inundaciones en Houston, Texas durante el huracán Harvey.

CS_extreme-precip-index_13263_V9_0

Tendencia de las situaciones de precipitaciones intensas en Estados Unidos durante el último siglo. Claro aumento desde los años 70. Fuente NOAA.

El calentamiento global implica un calentamiento del aire que forma parte de nuestra atmósfera.  Cuanto más caliente está el aire, más vapor de agua puede sostener, y eso implica un aumento de la precipitación ya sea en forma de lluvia o nieve. En el caso de la nieve, hay que añadir que a medida que aumentan las temperaturas de la tierra , las nevadas se producen más cerca de los cero grados que a temperaturas inferiores, y eso implica un mayor volumen de precipitación. Pero no solo se trata de la cantidad total que caiga del cielo, sino también de la intensidad que se pueda registrar en una determinada zona. En un planeta más cálido, las precipitaciones no solo serán mayores en algunas zonas, además serán más torrenciales.

Figure has been updated through 2012 for all regions except AK, HI, PR-8-5-13 djm

Cambios en los episodios de precipitaciones intensas en Estados Unidos usando como referencia el periodo 1966 – 2014. En el nordeste el aumento ha sido significativo (71%), posiblemente debido entre otros factores a el aumento de las temperaturas del Atlántico occidental. Fuente NOAA.

Un estudio realizado por la NOAA y publicado en un informe especial sobre cambio climático, muestra que, en muchas zonas de Estados Unidos, las precipitaciones intensas han aumentado en frecuencia y cantidad desde 1966. El aumento ha sido especialmente notable en zonas del nordeste del país, aunque también hay que resaltar que mientras unas zonas del planeta se ahogan en agua o quedan sepultadas por grandes nevadas, otras sufren sequías devastadoras como es el caso de algunas zonas del oeste del país.

No es de extrañar, por lo tanto, que, aunque hablemos de calentamiento global, se registren nevadas copiosas en poco tiempo. En la retina están las acontecidas durante este comienzo del 2018 en algunas zonas de Europa incluyendo España. Como muchos fenómenos meteorológicos, las nevadas también tenderán a extremarse en un planeta más cálido. Las predicciones apuntan a que podrán ser menos frecuentes que años atrás, producirse a mayor altitud, pero ser más intensas y ocurrir en menos espacio de tiempo.

image-20150129-22302-1kbnf5v

La primera gran tormenta de nieve del 2015 que dejo el nordeste de Estados Unidos paralizado. Imagen: NASA

Lo viene anunciando la comunidad científica desde hace años, a medida que se calienta la tierra, los fenómenos meteorológicos se vuelven más extremos y aunque suene extraño, las nevadas ya están siendo más copiosas.

Posts Relacionados

Dejar un comentario